El estudio de China Dr. Campbell: El estudio de nutrición más completo jamás realizado

El estudio de China: un libro esencial sobre nutrición y salud

El Estudio de China, un libro del Dr. T. Colin Campbell, se basa en una gran variedad de fuentes científicas, incluida la investigación más completa jamás realizada sobre nutrición. Los datos muestran que una dieta de alimentos vegetales integrales, sin productos de origen animal, previene y combate las enfermedades crónicas más comunes en nuestra sociedad.

El libro, el estudio y el autor

Mucho más que China

El libro El Estudio de China, de T. Colin Campbell (en colaboración con su hijo Thomas), fue publicado en enero de 2005 y pretende salvar vidas a través de una alimentación adecuada. 

Su título, sin embargo, resulta engañoso. Aunque la investigación llevada a cabo en China ocupa un lugar destacado, se trata de un libro sobre nutrición y salud en la sociedad occidental (principalmente EEUU). 

El Estudio de China incluye cientos de estudios nutricionales y médicos de todo el mundo y analiza la relación entre los alimentos, las enfermedades y la salud. Es la obra maestra de una persona que escribe desde una posición de autoridad en la comunidad científica y en una etapa de su carrera en la que no tiene que temer por su reputación y su futuro. 

Campbell es un hombre del establishment. Como tal, se basa sólo en fuentes institucionales, pero las aborda desde una perspectiva inusual. Se interesa por la prevención de las enfermedades más comunes, en lugar de sumarse a la búsqueda de más remedios. Alejándose de la especialización, busca una comprensión integral de la relación entre los estilos de vida de las personas y su salud.

En su libro y en sus apariciones públicas, Campbell se atreve a hablar en contra de las instituciones nutricionales, sanitarias y científicas. 

Además, a pesar de la complejidad del tema, los Campbell (padre e hijo) logran presentar los datos y las conclusiones del Estudio de China en un estilo directo, atractivo y comprensible para todos.

¿Qué es El Estudio de China?

El Estudio de China es la encuesta de nutrición más completa jamás realizada en una población humana, y fue dirigida por T. Colin Campbell. Abarca 6500 personas en 65 provincias rurales o semirrurales en China. La investigación documenta sus hábitos dietéticos, su estilo de vida y sus tasas de enfermedad y mortalidad.

Los sujetos respondieron a cuestionarios y se sometieron a análisis de sangre y orina. Se registró su dieta durante tres días y sus alimentos fueron analizados en laboratorio. De esta forma, los investigadores encontraron más de 8000 coincidencias estadísticas significativas entre el estilo de vida, la dieta y enfermedades. 

La encuesta comenzó en 1983 y sus resultados se publicaron en 1990. Después, también se hizo un seguimiento con nuevas encuestas.

Autoridad

T. Colin Campbell, profesor emérito de bioquímica nutricional en la Universidad de Cornell y coautor de más de 350 artículos científicos, es una de las figuras más autorizadas en la investigación nutricional en los Estados Unidos. 

Aparte del Estudio de China, ha llevado a cabo decenas de proyectos de investigación financiados por las instituciones estadounidenses más respetadas. 

El Estudio de China es una colaboración entre la Universidad de Cornell, la Universidad de Oxford y el Centro Nacional Chino de Medicina Preventiva. La vasta fuerza laboral para la investigación fue proporcionada principalmente por los chinos. La financiación corrió a cargo de los Institutos Nacionales de Salud en los Estados Unidos (NIH), el Instituto Americano de Investigación del Cáncer en Washington D.C. y la Fundación Imperial de Investigación del Cáncer en Inglaterra.

Dr. T. Colin Campbell, autor del Estudio de China
Dr. T. Colin Campbell, autor del Estudio de China

Campbell y los animales

El libro El Estudio de China ha sido recibido con los brazos abiertos por las comunidades veganas y vegetarianas de todo el mundo, pero vale la pena aclarar que Campbell no tiene nada que ver con el movimiento por los derechos de los animales.

De hecho, en su tesis doctoral, utilizó la alimentación de animales en la ganadería y al comienzo de su carrera promovió el consumo de productos animales. Durante muchos años, Campbell, como tantos otros científicos jóvenes, realizó crueles experimentos con ratas y ratones, a veces causándoles cáncer. Y una parte significativa de las conclusiones presentadas en el libro se basan en la experimentación con animales. 

El propio Campbell es consciente del rechazo que dichos experimentos provocan entre parte de su audiencia. Así, escribe, a modo de disculpa:

“Es muy probable que no estaría promoviendo la nutrición basada en plantas hoy si no hubiera sido por los mismos experimentos con animales. Los hallazgos y principios derivados de esos experimentos con animales contribuyeron en gran medida a mi interpretación de mi trabajo posterior, incluido El Estudio de China”.

Tal vez éste sea un testimonio sincero de la forma de pensar de Campbell y de tantos otros científicos que crecieron en una tradición similar. Hoy, parece claro que se puede investigar sin necesidad de torturar a ningún otro animal.

De todos modos, esto nos sirve para despejar cualquier duda acerca de la objetividad del Dr. Campbell. Sus conclusiones nutricionales y sus recomendaciones tajantes de evitar cualquier alimento de origen animal no están motivadas por un interés en el bienestar o los derechos de los animales.

Proteína animal

Efectos cancerígenos de la proteína de origen animal

Un tema clave del trabajo de Campbell antes del «Estudio de China» fue la relación entre la ingesta de proteínas y el desarrollo de cáncer de hígado. Esta enfermedad se cobró la vida de muchos niños filipinos durante el periodo de estudio.

El estudio se centró en el carcinógeno aflatoxina. Los investigadores concluyeron de forma inequívoca que la actividad destructiva de la aflatoxina refleja la cantidad de proteína consumida: una cantidad elevada (20% de las calorías consumidas) activa la aflatoxina, mientras que cuando la proteína constituye el 5% de las calorías (aproximadamente un tercio de la cantidad media en Estados Unidos), se produce una disminución drástica de la actividad de la aflatoxina.

Aunque la aflatoxina es la sustancia cancerígena, lo que afecta al desarrollo de las células cancerígenas es la cantidad de proteína consumida. Cuando la cantidad de proteína es baja (5%), no hay ningún efecto perjudicial incluso para una gran cantidad de aflatoxina. También se descubrió que una disminución del consumo de proteínas detiene el desarrollo continuo de las células cancerígenas. El estudio se centró inicialmente sólo en la proteína animal:

«Para todos estos experimentos, utilizamos la caseína, que constituye el 87% de las proteínas de la leche de vaca. Así que la siguiente pregunta lógica era si la proteína vegetal probada de la misma manera tiene un efecto similar al de la caseína en la promoción del desarrollo del cáncer. La respuesta es un sorprendente «no». En estos experimentos, la proteína vegetal no fomentó el desarrollo del cáncer, incluso en las cantidades más altas de consumo.»

Estos resultados concuerdan con los datos recogidos en Filipinas, que descubrieron que los pacientes con cáncer de hígado eran principalmente de familias ricas que consumían productos animales en grandes cantidades. El equipo de Campbell analizó el efecto de las proteínas de trigo y de soja, así como de otros nutrientes. También se estudiaron otros carcinógenos aparte de la aflatoxina, en relación con el cáncer de hígado y el cáncer de mama. Campbell concluye:

«Ha empezado a aparecer un modelo. Los nutrientes de los alimentos de origen animal aumentan el desarrollo de los tumores, mientras que los nutrientes de los alimentos de origen vegetal lo reducen».

Hamburguesa con queso: Dieta americana tradicional
Hamburguesa con queso: Dieta americana tradicional

Datos de la problación china

El equipo estadounidense-chino-inglés desarrolló el «Estudio de China» tras formular conclusiones sobre la relación entre el consumo de proteínas animales y el cáncer. En el trasfondo estaba una monumental encuesta realizada por el gobierno chino en los años 70 entre los 880 millones de habitantes del país. La encuesta examinó las causas de mortalidad del país y descubrió que existen diferencias extremas -más de 100 veces- entre la tasa de mortalidad por cáncer en las distintas provincias. 

Dado que la mayoría de la población china es étnicamente homogénea, estas diferencias implican la importancia crucial de los factores ambientales para el cáncer en comparación con los factores hereditarios. La China de los años ochenta permitió probar un entorno completamente diferente a cualquier entorno occidental estudiado, porque poblaciones enteras en China crecieron toda su vida con una dieta casi vegetal. 

Los estadounidenses consumen entre un 15 y un 16% de sus calorías a partir de proteínas, y hasta un 80% de las mismas proceden de la carne, la leche y los huevos. Sorprendentemente, los chinos consumen una media del 30% más de calorías que los estadounidenses; sin embargo, sólo el 9-10% de las calorías proceden de proteínas, y sólo el 10% de las proteínas provienen de productos animales (estos son valores promedio y hay grandes diferencias entre las dietas de las distintas partes de China). 

Los chinos son mucho más activos físicamente que los estadounidenses, es decir, queman más calorías. Campbell atribuye la mayor parte de la diferencia al consumo relativamente escaso de grasas y proteínas por parte de los chinos. Mientras que la grasa y la proteína se almacenan en el cuerpo, el exceso de alimentos vegetales, que son principalmente carbohidratos (pero no carbohidratos procesados como los que se consumen en Occidente en forma de harina blanca, azúcar blanco, etc.) desaparece en forma de calor corporal.

El colesterol en China

El equipo del Estudio de China buscó indicadores de «enfermedades occidentales» o «enfermedades de la abundancia»: varios tipos de cáncer, diabetes y enfermedades cardíacas. Uno de los indicadores es el colesterol en sangre, medido en miligramos por decilitro (mg/dL). 

En Estados Unidos, el rango de colesterol se mide entre 170 y 290 mg/dL. En China, los investigadores se sorprendieron al encontrar valores que superaban todo el rango estadounidense: la media es de 127 mg/dL, ¡y en algunas provincias sólo era de 94! El Estudio de China descubrió una correlación significativa entre los niveles de colesterol en sangre y 12 cánceres: cuanto más bajo es el nivel de colesterol, menor es la tasa de enfermedad. Esto se suma a la relación más conocida entre el colesterol y las enfermedades cardíacas.

«Resultó que nuestros conceptos de valores (o rangos) «normales» sólo eran adecuados para examinados occidentales que consumen un menú occidental. Así, por ejemplo, nuestros niveles “normales” de colesterol representan un riesgo importante de enfermedad cardíaca. Desgraciadamente, también es “normal” para las enfermedades del corazón en Estados Unidos. A lo largo de los años, las normas se han establecido en función de lo que vemos en Occidente».

Los resultados también confirmaron numerosos estudios realizados en Occidente, que mostraban una relación entre los alimentos de origen animal y el aumento del colesterol en la sangre, en contraposición al consumo de alimentos de origen vegetal, que ayuda a reducir el colesterol. Al mismo tiempo, se descubrió que las proteínas animales eran las responsables del aumento del colesterol en la sangre, y no necesariamente las grasas saturadas, como se pensaba comúnmente. Concluye Campbell:

«Esperábamos que cuando el consumo de proteína animal y los niveles de colesterol en sangre fueran tan bajos como lo son en la China rural, ya no habría relación con las enfermedades occidentales. Pero nos equivocamos. Incluso esas pequeñas cantidades de alimentación animal en la China rural aumentaban el riesgo de enfermedades occidentales».

Por ejemplo, en Occidente, consumir el 30% de las calorías en forma de grasa -en su mayoría grasa animal- se consideraba una «ingesta baja en grasas», que debería caracterizar una dieta equilibrada y saludable. Sin embargo, en lo que respecta al cáncer de mama, por ejemplo, los datos de China muestran que la reducción del consumo de grasas del 24% a sólo el 6% va acompañada de una disminución de la tasa de morbilidad del cáncer de mama. En consecuencia, la tasa de incidencia del cáncer de mama en China es sólo el 20% de la de Occidente.

El lado oscuro de la ciencia de la nutrición

Presiones en la presentación de información al público

¿Por qué no se reconoce la información que aporta Campbell como material plenamente científico? La respuesta es compleja: prejuicios e intereses de personas poderosas en el establishment científico-médico, combinados con la presión de las industrias ganaderas y las compañías farmacéuticas. 

Desde 1943, el Comité de Nutrición y Alimentación (Food and Nutrition Board, FNB) de EEUU ha difundido informes sobre «nutrición adecuada», que afectan directamente a los programas públicos de alimentación, por ejemplo, a la planificación de los menús en las escuelas. Campbell participó en el FNB, y para su sorpresa fue el único miembro que no tenía vínculos con la industria alimentaria. 

Después de muchas dificultades, el FNB publicó un informe histórico en 1982 que relacionaba el cáncer con la ingesta de alimentos de origen animal. Asimismo, determinaba que el consumo de frutas, verduras y cereales integrales podía contribuir a la lucha contra el cáncer. 

Sin embargo, el informe, y el propio Campbell, han sufrido fuertes ataques por parte de las industrias y los organismos científicos. Campbell resume:

«En el mundo de la nutrición y la salud, los científicos no son libres de seguir sus investigaciones por cualquier camino. Obtener resultados ‘erróneos’, incluso a través de estudios científicos de primera categoría, puede perjudicar su carrera. Tratar de difundir las conclusiones ‘erróneas’ al público, en nombre de la salud pública, puede arruinar tu carrera. La mía no se destruyó: tuve suerte».

El gobierno al servicio de las industrias

En 2002, el FNB publicó un informe en el que se afirmaba que una nutrición adecuada, que «minimiza el riesgo de enfermedades crónicas», incluye hasta un 35% de grasas y hasta un 35% de proteínas, así como hasta un 25% de azúcares añadidos (el porcentaje es sobre el total de calorías consumidas). 

De hecho, el FNB afirma que se puede vivir perfectamente con comida basura. 

En cuanto a las proteínas, se trata de un giro extremo, sin precedentes y sin explicación, en comparación con las antiguas recomendaciones oficiales (también excesivas) de consumir hasta un 10% de proteínas. 

Campbell indagó sobre cómo se llegó a tal recomendación y descubrió que algunos miembros del FNB no sabían lo que firmaban. Además, muchos miembros de la junta, incluido el presidente, trabajaban para las industrias de productos de origen animal. 

Este conflicto de intereses es posible gracias a una laguna legal: la industria no les paga como funcionarios (está prohibido) sino como académicos. Pero incluso sin esos lazos personales, las grandes empresas de alimentos y medicamentos influyen en el FNB financiando las propias actividades de la junta. Resume Campbell:

«Todo el sistema que desarrolla la información nutricional para el público […] está influido por las industrias, que tienen intereses y recursos para hacerlo. Ellos dirigen el espectáculo. Compran a algunos académicos mediocres que han ganado posiciones y poder y ejercen una influencia considerable, tanto dentro de la academia como en el gobierno».

Científicos al servicio de la industria
Intereses comerciales en la investigación del cáncer

La ciencia y la medicina patrocinadas

Los intereses comerciales, según Campbell, dictan la postura de todas las autoridades sanitarias y alimentarias de Estados Unidos. 

El Instituto Nacional de la Salud (NIH) dedica sólo una pequeña parte de su presupuesto a la prevención de enfermedades, y sólo un presupuesto ínfimo a la nutrición. En lugar de prevenir las enfermedades, el dinero se dedica al desarrollo de medicamentos, suplementos y asistencia técnica. Además, las entidades comerciales privadas utilizan estos estudios como base para sus desarrollos y generar así beneficios. 

Las empresas farmacéuticas también controlan los programas de formación de médicos en Estados Unidos y marcan una línea hostil a la prevención de enfermedades. En los programas académicos, no se incluye la nutrición adecuada como medio para mejorar e influir en la salud. En las pocas clases de dietética que se imparten, no enseñan un estilo de vida saludable, y el «material educativo» utilizado para estas clases está financiado por las industrias láctea y cárnica. 

El resultado es una ignorancia abismal de los médicos en materia de nutrición. Además, existe una gran desconfianza hacia la nutrición preventiva entre las instituciones sanitarias, que se benefician directamente de la venta de costosos tratamientos para las enfermedades. 

En estas condiciones, se inunda al público con mensajes de marketing y se le niega la información sanitaria relacionada con una nutrición adecuada. Las industrias alimentarias crean la impresión de estar en linea con la «autoridad científica». Ésta es una parte clave de su sistema de marketing. Contratan a científicos cuya misión es vigilar y desacreditar los estudios que podrían causarles daños económicos (como el Estudio de China y otros estudios sobre el cáncer que dirigió el mismo Campbell) y realizar estudios que presenten los alimentos de origen animal de forma positiva.

Breve guía para una nutrición saludable

Principios dietéticos sencillos

La tercera y breve parte del Estudio de China ofrece consejos sobre una nutrición adecuada. Campbell acorta deliberadamente la lista de consejos:

«Las recomendaciones que se desprenden de la bibliografía publicada son tan sencillas que puedo resumirlas en una sola frase: comer alimentos integrales de origen vegetal, reduciendo al mínimo el consumo de alimentos procesados, aderezos de sal y aditivos grasos».

Campbell también subraya:

«No hay ningún nutriente en los productos animales que no pueda obtenerse mejor a través de alimentos vegetales».

En general, los productos animales son una fuente de alimentos considerablemente inferior: tienen más grasa y colesterol (ausentes en la mayoría de las plantas), menos vitaminas y minerales esenciales (incluido el calcio) y no tienen fibra ni antioxidantes. Por otro lado, la mayoría de las plantas tienen menos proteínas (aunque muchas semillas son ricas en ellas). En definitiva, los vegetales proporcionan todas las necesidades nutricionales del cuerpo humano sin causar los daños típicos de las proteínas animales. 

Los únicos ingredientes que prácticamente no se encuentran en los alimentos de origen vegetal son el colesterol y las vitaminas A, D y B12. Los tres primeros los produce el cuerpo por sí mismo. Son tóxicos si se consumen de forma incontrolada y, por lo tanto, no hay que esforzarse por obtenerlas, aparte de la vitamina D, que se forma en el cuerpo tras la exposición al sol. Campbell recomienda tomar vitamina D como suplemento dietético sólo si la persona no tiene acceso al sol. 

El único nutriente problemático es la vitamina B12, que debería obtenerse de cultivos orgánicos en suelos sanos. Pero en la práctica, hoy en día esta vitamina está ausente de la mayoría de los cultivos que consumimos. Por lo tanto, la vitamina B12 es el único suplemento dietético que Campbell recomienda tomar regularmente. 

Más allá de esta recomendación puntual, el autor del Estudio de China ha insistido en repetidas ocasiones que las vitaminas deben ingerirse a partir de alimentos vegetales enteros y no de suplementos dietéticos.

Pirámide de alimentación vegana integral y saludable
Pirámide de la alimentación vegana, integral y saludable (Imagen: Wikimedia)

Cero productos animales, inmediatamente

Campbell resume cuidadosamente sus conocimientos sobre nutrición:

“Los resultados del Estudio de China indican que cuanto menos alimentos de origen animal se consumen, mayor es el beneficio para la salud, incluso cuando el porcentaje desciende del 10% al 0% de las calorías. Por lo tanto, no es irrazonable concluir que la tasa óptima de productos animales es cero, al menos para quien tiene una predisposición a las enfermedades degenerativas”.

“Aunque recomiendo no preocuparse por las pequeñas cantidades de productos animales en la comida, no sugiero planificar a propósito pequeñas cantidades de carne para el menú diario. Mi recomendación es intentar evitar todos los productos animales”.

Campbell sugiere hacer el cambio de menú de forma inmediata y eliminando el consumo de productos animales en su totalidad. Según él, una ruptura gradual no permite el necesario cambio de mentalidad con respecto a la comida. A quienes se sienten incapaces de llevar a cabo un cambio así, Campbell recomienda renunciar a todos los productos de origen animal durante sólo un mes: “Has comido hamburguesas con queso toda tu vida; un mes sin ellas no te matará», dice.

Aunque puede haber dificultades de adaptación durante un corto período de tiempo, normalmente el cambio de dieta resulta mucho más fácil de lo esperado al inicio.

Alimentación vegetal integral para una salud óptima
Alimentación vegetal integral para una salud óptima

Película y apoyo

El documental «Tenedores sobre cuchillos»

En mayo de 2006, se anunció la producción de un documental de larga duración basado en el Estudio de China. El trabajo corrió a cargo de la productora Integrity Arts Films / i.d.e.a.s. Entertainment y presenta el trabajo de Campbell.

El resultado fue «Tenedores sobre cuchillos«, uno de los documentales más importantes sobre nutrición jamás realizado. Después, también se publicó un libro de recetas veganas saludables para ayudar a poner en práctica las conclusiones científicas del Estudio de China a la hora de cocinar.

Apoyo

Como era de esperar, el Estudio de China se ha convertido rápidamente en uno de los activos más destacados de las organizaciones vegetarianas y veganas, y en cierta medida también de los grupos defensores de los animales. Basta con revisar las hordas de referencias entusiastas en todo el mundo.

Sin embargo, el ajetreado calendario de conferencias de Campbell tras la publicación del libro incluye eventos principalmente en instituciones de salud, nutrición e investigación, sin identidad vegana o vegetariana. Éstos son algunos de los numerosos elogios que ha recibido el Estudio de China:

«El Estudio de China es el libro más importante sobre nutrición y salud publicado en los últimos 75 años. Hay que leerlo todo y debería servir de modelo para todos los programas de nutrición que se imparten en las universidades.»

David Klein, editor y redactor de la revista Living Nutrition Magazine, «La revista de nutrición natural más progresista del mundo”

“Todo lo que se refiere a la ciencia de la nutrición está en los hombros de T. Colin Campbell, que es uno de los gigantes en este campo. Es uno de los libros más importantes sobre nutrición que se han escrito: su lectura puede salvarle la vida».

Dr. Dean Ornish, fundador y presidente del Instituto de Investigación de Medicina Preventiva y profesor de medicina en la Universidad de California, San Francisco 

«El Estudio de China es la prueba más convincente hasta la fecha de la prevención de las enfermedades cardíacas, el cáncer y otras enfermedades occidentales por medios dietéticos. Es un libro selecto tanto para los países con una economía desarrollada como para los que están experimentando un rápido cambio en la economía y el estilo de vida.»

Prof. Junshi Chen, Centro Chino para el Control y la Prevención de Enfermedades 

«El Estudio de China es un análisis debidamente documentado de los fallos de la nutrición, el estilo de vida y la medicina modernos. Proporciona una justificación convincente para que la nutrición basada en plantas promueva la salud y reduzca las posibilidades de padecer abundantes enfermedades.»

Dra. Sushma Palmer, ex directora ejecutiva del Comité de Alimentación y Nutrición de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos
El Estudio de China
El Estudio de China

En definitiva, El Estudio de China es un libro imprescindible sobre nutrición saludable y prevención de enfermedades. Está basado en la investigación más amplia y completa jamás realizada en el mundo.

Como tal, debería ser sin duda una piedra angular para una nueva generación de profesionales de la salud, libre de las ataduras de las industrias alimentaria y farmacéutica. Si quieres, puedes conseguirlo aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar